Aubameyang bate a Ederson para el 2-0 en Wembley.

El plan de Mikel Arteta destrozó la idea de Pep Guardiola y el Arsenal logró el pase para la final de la FA Cup, merced a dos goles de Pierre-Emerick Aubameyang en Wembley (2-0). Un mes después del contundente tropiezo en el Etihad Stadium (3-0), los ‘gunners’ impusieron su solidez defensiva ante un Manchester City que nunca supo traducir la posesión en peligro ante la portería.

“En la primera parte no estuvimos bien y sufrimos para jugar a nuestro nivel. No hace falta ser un genio para saber que tenemos que mejorar contra el Real Madrid”, resumió Guardiola, en referencia al cruce de octavos de la Champions del 7 de agosto. “No hemos jugado bien, no estábamos suficientemente preparados. Somos humanos”, añadió el ex preparador del Bayern, siempre fiel a sus convicciones. “De lo único que me arrepiento es de que no jugamos en la primera parte como lo hicimos en la segunda”, ratificó.

Pese a la firmeza del técnico español, el doblete de Aubameyang ilustró la superioridad de un Arsenal que ha llegado al tramo final del curso en un formidable momento de juego. Si hace tres días tumbó al Liverpool (2-1) merced a otra gran actuación de sus centrales, en la eliminatoria copera aún incrementó más su nivel para sellar la 21ª final de su historia, récord absoluto del torneo.

Por contra, el equipo de Guardiola quedó muy lejos de lo que se espera de un defensor del título. Sólo uno de sus 16 disparos se dirigió entre los palos de Emiliano Martínez. Sus insistentes acercamientos por la zona central apenas inquietaron a Shkodran Mustafi y David Luiz. La firmeza del Arsenal se plasmó dentro del reglamento, ya que en todo el partido Jonathan Moss sólo les señaló cuatro faltas.