El Motherwell, un equipo clásico que actualmente milita en la Segunda División escocesa, ha entrado en los libros de historia y estadística del fútbol mundial gracias a su defensa Bevis Mugabi.

El central marcó el 1-2 de la victoria de su equipo frente al Ross County con un cabezazo a un córner que se ha convertido en el gol más alto de la historia del fútbol. Así lo ha confirmado el propio club escocés tras consultar los datos pertinentes. El ugandés se elevó 75 centímetros sobre el suelo, lo que unido a su 1,87 de altura hizo que el testarazo fuera a 262 centrímetros y deja la marca que había logrado Cristiano Ronaldo por detrás de su registro.