El presidente de la RFEF Luis Rubiales

La Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) demandó este martes a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que concrete la fecha de arranque

de la competición o le exigirán los daños económicos causados, tras la “decisión desconcertante” de pedir máximas garantías sanitarias y jurídicas a las autoridades competentes para poder dar inicio a sus competiciones no profesionales, entre ellas las del fútbol sala.

Según informó la asociación, 13 clubs de Primera División y 10 de Segunda, se reunieron este martes de forma telemática para tratar el comunicado emitido por la RFEF el lunes. El inicio de la Primera División está fijado para el 5 de septiembre y el de la Segunda para el 19, y para la LNFS el anuncio federativo “es una decisión desconcertante que llena de incertidumbre a los clubs”.

Por ello, “ante esta indefinición”, los clubs han enviado a la RFEF “un requerimiento para que en el plazo máximo de 48 horas les comunique si la competición tendrá inicio el próximo 5 de septiembre” o si no “responsabilizarán” a la institución y le “exigirán indemnización por los daños causados”.