Un hincha del Barça muestra un cartel con un mensaje para Messi.

La rocambolesca relación entre Leo Messi y el Barcelona en las últimas semanas ha encontrado este jueves un nuevo (e inesperado) capítulo. Tras no llegar a un acuerdo el miércoles en la reunión que el padre del jugador mantuvo con el club, Jorge Messi ha confirmado una noticia que se viene manejando en Argentina en las últimas horas: que Messi medita dar marcha atrás y jugar el año que le queda de contrato con el Barça.

“¿Estáis valorando que Leo siga en el Barcelona?”, le ha preguntado un periodista de Cuatro al padre del futbolista cuando entraba con su coche en un garaje. “Sí”, ha sido la respuesta de su progenitor y representante. Desde la madrugada española, medios argentinos ya apuntaban esa posibilidad. Lo que no está valorando Leo es aceptar la oferta de renovación por dos años que le hizo Josep Maria Bartomeu.

Al parecer, los abogados del jugador no tienen tan claro ahora que pueda abandonar el club gratis, tal y como era su intención al enviar el famoso burofax el pasado día 25 de agosto. Se encuentran también con la dificultad de que ningún club, ni siquiera los más poderosos económicamente de Europa, parece dispuesto a acogerle en su plantilla si antes no llega a un acuerdo amistoso con el Barça.

Mientras tanto, el primer equipo continúa con el trabajo de pretemporada, y todas las partes de esta historia cuentan con que el Barça no volverá a competir hasta dentro de tres fines de semana, cuando deba comenzar la Liga contra el Villarreal en el Camp Nou.