El Real Madrid visita Milán este miércoles con una premisa: no se puede perder. La victoria en la pasada jornada de los blancos ante el Inter supuso un respiro pero no fue más que el primer paso en un grupo enrevesado en el que todos tienen opciones, también Borussia Mönchengladbach y Shakhtar.

Tercero ahora mismo en la clasificación con cuatro puntos, visita a un Inter en una situación más desesperada, pues los neorazurri solo tienen dos. Ganar dejaría a los de Zidane a un paso de los octavos, pero un empate no sería un mal resultado antes de la visita a Ucrania y el partido en casa ante los alemanes. Eso sí, una derrota dejaría a los blancos al borde de la eliminación, dependiendo de ganar los dos últimos partidos y esperar a otros resultados.

El partido tiene por lo tanto aroma a final y en ella no estarán los dos jugadores más importantes del equipo. Sergio Ramos se lesionó con la selección, y su ausencia deja coja a una defensa que sin el capitán suele hacer aguas. Tampoco está Militao, por lo que Nacho formará pareja con Varane para tratar de frenar a uno de los dúos atacantes más potentes del mundo, el que forman Lautaro Martínez y un Lukaku que causa pavor con su impresionante físico.