El fútbol francés está aún en ‘shock’ por lo ocurrido en ‘la Commanderie’, la ciudad deportiva del Olympique de Marsella, que fue asaltada por los ultras del equipo en unas protestas que se convirtieron en un suceso muy serio.

Más de 300 personas participaron en una manifestación que tornó en disturbios, con las instalaciones en llamas y varios jugadores agredidos (entre ellos, el español Álvaro González). Detrás de este incidente está una mano negra, según ha denunciado en un comunicado el dueño del equipo, Frank H. McCourt, que incluso lo ha comparado con lo ocurrido en el Capitolio de Estados Unidos.