Un doble enfrentamiento decisivo entre Real Madrid y el Inter en la Champions suena bien. Que los dos partidos correspondan a la tercera y la cuarta jornada de la fase de grupos, ya no tanto. Pero ese es el destino al que se han abocado ambos equipos y del que difícilmente vayan a salir vivos los dos. Porque si el cuadro blanco acumula penurias en esta Liga de Campeones, no es mucho mejor el presente de los de Antonio Conte, con solo dos empates en las dos primeras jornadas: en la inaugural contra el Gladbach y este martes frente al sorprendente Shakhtar (0-0).

Si ante el Real Madrid sorprendió su espectacular caudal ofensivo de la primera mitad, a lo que se agarró el equipo ucraniano en su segundo partido de esta Champions fue a la resistencia defensiva. No le sirvió en esta ocasión para ganar, pero sí para sumar un punto frente a todo un Inter. No está mal tener ya cuatro en la mochila tras haberse enfrentado a madridistas y nerazzurri, pensarán con mucha razón en el Shakhtar, por ahora la gran sorpresa de esta Champions y líder del grupo B. El cuadro de Antonio Conte lo intentó de todas las formas posibles, siendo manifiestamente superior a su rival, pero sin ser capaz de marcar un solo gol, convirtiendo el partido del próximo martes en Valdebebas en poco menos que una final para ambos.

También pasó apuros el Bayern, rival del Atlético, que no fue capaz de desplegar en Moscú su versión arrolladora habitual, aunque su superior calidad le permitió sumar tres puntos frente al Lokomotiv, próximo oponente de los colchoneros. Más vulnerable que de costumbre, el vigente campeón consiguió amarrar la victoria (1-2) gracias a un gol de Kimmich a falta de 10 minutos para el final. Antes, Miranchuk había neutralizado el gol inicial de Goretzka.