La tragedia tiñó de negro el fútbol canario el pasado mes de septiembre después de conocer el suicidio de Adrián Suárez “Perrote”, jugador de la UD Jandía, después de saltar por la ventana del juzgado de Puerto del Rosario, en Fuerteventura. El delantero se precipitó por el patio tras conocer la sentencia por la que debería entrar en la cárcel, acusado de robo.

Ahora, varios meses después de lo sucedido, se está investigando lo que ocurrió en la hora transcurrida entre su declaración y el fallecimiento, en la que estaba bajo la vigilancia de dos guardias civiles, ahora imputados. Este jueves ambos declararán en los tribunales como investigados por el fallecimiento.

Según ha informado Canarias7, el magistrado quiere saber los motivos por los que el detenido no fue encerrado en el calabozo durante la redacción del auto de prisión. Este protocolo es, precisamente, para evitar este tipo de reacciones o similares, que puedan recaer sobre los vigilantes y las autoridades.