¿Fue malo el resultado para la Juventus? Pues depende. Antes del partido habría pensado Andrea Pirlo que sí, que perder en casa de este Oporto que no es gran cosa era inasumible para su equipos. En el transcurso del partido, el resultado fue pareciendo cada vez mejor, pues si el Oporto no era gran cosa, menos aún lo era la propia Juventus. Y en el pitido final volvió a pensar la ‘Juve’ que quizá sí era malo, pues Cristiano no daba crédito a la decisión de Del Cerro Grande (y de Hernández Hernández en el VAR) de no concederle un penalti en la última jugada.

Pésimo, malo o bueno, el resultado fue el que fue y deja a uno de los grandes de Europa en serios problemas de cara al partido de vuelta. Es cierto que un 1-0 le bastaría para quitarse de encima al correoso Oporto, pero tal victoria no puede parecer sencilla tras lo visto este miércoles en O Dragão. La incapacidad ofensiva del conjunto piamontés fue por momentos ridícula, sin que ni siquiera Cristiano, desasistido hasta la desesperación pudiera hacer demasiado por evitarlo.

Claro que todo es muy difícil cuando encajas un gol unos segundos después de que se cumpla el primer minuto del partido. Bentancur tomó la peor decisión que puede tomar un futbolista: dar un pase atrás al portero mirando al tendido. Y, además, lo hizo en el interior del área. Taremi no desaprovechó un regalo de semejante calibre y se lanzó al suelo para anticiparse a Szczesny y adelantar al conjunto portugués.